sábado, 28 de febrero de 2009

Tiempo de crítica literaria

Si de algo sabe Benjamin Prado, más aún que de música, es de literatura, y de literatos. Hoy leemos en el suplemento de arte y literatura de El País un artículo suyo sobre el libro "Vidas y muertes de Luis Martín-Santos", de José Lázaro. Con su particular estilo y su visión analítica, crítica, de este ensayo.

Entre el silencio y la reflexión.
Por Benjamín Prado. El País. Babelia.
"Resolver el pasado es un empeño idiota. ¿No es mejor que los muertos se acostumbren a estar muertos?". Esa afirmación y la amenazadora pregunta que la apuntala las escribió Luis Martín Santos en la que iba a ser su segunda novela, Tiempo de destrucción, y las conoce perfectamente su biógrafo, José Lázaro, pero a pesar de ello se ha atrevido a indagar la vida del novelista y a publicar este libro, Vidas y muertes de Luis Martín-Santos, en el que lo primero que sorprende es el doble plural, porque tal vez sea posible cambiar de vida, pero ¿se puede tener más de una muerte? No, pero puede haber varias versiones o sospechas al respecto cuando uno muere como lo hizo Martín-Santos, en un accidente de tráfico, y lo rodean unas circunstancias como las suyas: unos dijeron que se había matado intencionadamente, porque cuando su coche se estrelló contra un camión, en Vitoria, su mujer acababa de morir también, en circunstancias tan extrañas que nunca se supo si se trató de un suicidio o de un accidente; otros creyeron que se trató de un crimen, y que los servicios secretos del franquismo lo habían eliminado por su militancia en el PSOE... Las pesquisas llevadas a cabo por su biógrafo demuestran que no ocurrió ninguna de las dos cosas. Simplemente, Martín-Santos había dormido poco y había bebido mucho la noche anterior, y aunque resulta obvio que estaba deprimido y que en él había una cierta tendencia a la autodestrucción, también queda claro que no fue un suicida, sólo un imprudente.

Aquel accidente fue otra sombría carcajada del destino, por definirlo con la primera frase de Tiempo de destrucción, la novela que no pudo concluir. En 1962, a los 38 años, Martín-Santos era un hombre envidiable, feliz en su matrimonio, con tres hijos que lo adoraban y con éxito tanto en su profesión de médico como en su vocación de escritor, pues dirigía el Sanatorio Psiquiátrico de San Sebastián y el triunfo de Tiempo de silencio, publicada año y medio antes, había sido fulminante. Pero en marzo de 1963 murió su esposa, Rocío Laffon; y él, en enero de 1964. El camino entre todo y nada es corto y, a veces, no tiene regreso.

Desde el punto de vista de la investigación, Vidas y muertes de Luis Martín-Santos es un trabajo magnífico, porque José Lázaro ha conseguido los testimonios de algunas de las personas que compartieron la vida privada, profesional y pública del escritor, desde sus hijos, su hermano y sus amigos íntimos hasta su empleada doméstica, pasando por sus colegas tanto en el ámbito de la medicina como en el de la literatura, su editor, sus compañeros de farra, su abogado o los principales estudiosos de su obra; y con todo ello ha armado un retrato de Martín-Santos que lo rescata de sus misterios a base de reunir decenas de opiniones sobre cada episodio de su vida para sacar, al final, la conclusión más lógica en cada caso. Por ejemplo, tras leer las diferentes descripciones de su accidente queda claro que no pudo ser más que eso, un accidente: nadie se suicida con su padre y un amigo dentro del coche. Del mismo modo, después de conocer los testimonios de sus compañeros de militancia política, la mayoría de los lectores se asombrará al descubrir la importancia que llegó a tener Martín-Santos dentro del PSOE, hasta el punto de que algunos pensaban en él como su futuro secretario general. Las detenciones, los encarcelamientos que sufrió y la vigilancia a la que lo tenían sometido terminaron por cansarlo.

Vidas y muertes de Luis Martín-Santos habla de eso y de todo lo demás: del suicidio de su mujer; de sus planes y sus métodos como autor de ficción y como ensayista; de los golpes bajos que tuvo que sufrir a lo largo de su carrera, incluidas las irregularidades que lo privaron de sacar alguna que otra oposición; de las opiniones a favor y en contra que suscitó Tiempo de silencio, que defendieron apasionadamente Juan Goytisolo, Mario Vargas Llosa, Jaime Gil de Biedma, Carlos Barral o Carmen Martín Gaite y despreciaron otros, como su íntimo amigo Juan Benet; de sus visitas a la comisaría y de los interrogatorios que le hicieron, porque cada testigo no sólo cuenta lo que vio, sino lo que el propio Martín-Santos les contó acerca de lo que no habían visto, o lo que otros les contaron porque él se lo dijo... Algunas partes de su vida parecen incongruentes entre sí, porque se trataba de un ser de naturaleza heterogénea, pero la imagen completa resulta nítida: Martín-Santos fue un hombre de personalidad arrolladora, vitalista, seguro de sí mismo, de una inteligencia deslumbrante, a menudo ácido en su sarcasmo, siempre analítico y, cuando la ocasión lo requería, valiente. Un líder nato. Reconstruir todas las caras de su carácter y los escenarios a menudo clandestinos en los que se movió, que fueron las trastiendas de aquella España siniestra de la dictadura, es el gran acierto de este libro.

Más discutible puede ser el estilo por el que ha optado Lázaro para contarnos la fulgurante vida de Luis Martín-Santos, porque las innumerables entrevistas que forman la historia quieren dar la sensación de naturalidad, reproducen las expresiones más espontáneas de los testigos y eso llena el texto de detalles innecesarios. La prosa no es el habla, y confundirlos es peligroso. Tampoco ayuda mucho la decisión del autor de referirse a sus personajes y a sí mismo en tercera persona, llamándose teatralmente "el inquiridor" y a algunos de ellos "el amigo", "el cineasta", etcétera, lo que unas veces confunde al lector y otras lo irrita porque lo distrae.

En cualquier caso, Vidas y muertes de Luis Martín-Santos es un poderoso acercamiento a la vida del autor de Tiempo de silencio, y la historia que cuenta resulta siempre sugestiva y por momentos apasionante. -

viernes, 27 de febrero de 2009

La corrección y la corrupción

Parece mentira, pero es verdad. Se puede escribir sobre política de un modo distinto. Se puede escribir bien y además, poedmos llegar a entenderlo a la vez que nos culturizamos. Debían pensar en Benjamín para las noticias políticas, al igual que lo hicieron una vez para los deportes. Se podía hablar del fútbol sin decir solo que es fútbol. Se puede hablar de la política mientras se habla también de Borges o Yourcenar, o incluso Pereza (a los que conoció en la noche Sabinera, ¿Verdad Víctor?).
Esencia de basura.
Por Benjamín Prado. El País.

Por diversas razones, entre las cuales destaca la palabra cementerio, el ser humano es melodramático por naturaleza. A Borges, por ejemplo, el paraíso y el infierno le parecían desproporcionados, porque en su opinión los actos de los hombres no merecen tanto. Y a Marguerite Yourcenar le pasaba lo mismo con la supuesta tendencia de la humanidad en general a la hipocresía, que consideraba una simple exageración fácil de desmontar: "La mayoría de las personas piensan demasiado poco como para poder permitirse el lujo de pensar doble".

Juan Urbano, que siempre se va a tomar en serio a alguien capaz de escribir algunos de los libros que escribieron Borges y Yourcenar, está seguro de que en el fondo tienen razón, pero la superficie de algunas cosas es tan fea y está tan llena de charcos, que no puede evitar tomársela en serio y deprimirse. "Con los pies fríos no se piensa bien", dice una canción de Pereza, y eso es justo lo que pasa.

Porque el problema es que algunos de los que sí tienen tiempo para pensar doble, y hasta triple si les hace falta, se dedican a la política, un arte que parecen entender como el camino más rápido al dinero. Igual Marguerite Duras cambiaba de opinión si leyera los periódicos de estos días, sin ir más lejos, y le faltasen dedos en las manos para contar la cantidad de veces que la corrección es la tapadera de la corrupción. La corrección es esa bandera hipócritamente blanca que llevan tantos en la mano mientras propagan con sus discursos lo que el maestro Ángel González llamaba el buenismo, esa corriente hecha de ideales elásticos, que siempre se pueden adaptar a lo que convenga, da igual si es un patriotismo de cabra y tambor o un feminismo populista: todo vale si vale un voto. La corrupción es lo que va por debajo de la corrección, y uno se queda de una pieza, por ejemplo, al ver lo que dicen que han hecho algunos de los sospechosos de la trama de espionaje y delitos urbanísticos que se investiga en Madrid y compararlo con lo que dicen, con esas arengas a su favor o contra, sus rivales, en las que todo es un alegato a favor de la honestidad. Tiene razón Borges, el paraíso y el infierno nos vienen grandes, y a algunos no les hacen falta ni Dios ni el demonio, porque tienen bastante con un ministerio y hasta con una concejalía: el poder ínfimo también corrompe absolutamente.

Juan Urbano llevaba días indignado con lo que leía en los periódicos, con los espías, los sobornos, las mafias de guante blanco que se mueven por los despachos más altos de Madrid. Ayer mismo le saltaron a los ojos varias noticias: una hablaba de los contratos que el recién dimitido alcalde de Boadilla adjudicó al despacho de abogados que asesora un ex ministro de Justicia del PP, por valor de más de 100.000 euros, para que defendiera al Ayuntamiento, que naturalmente cuenta con unos servicios jurídicos propios. Otra contaba que la Fiscalía Anticorrupción ha denunciado a la alcaldesa, el concejal de Obras Públicas y el jefe de Gabinete que ocuparon el poder en Tres Cantos entre 2003 y 2007 por actividades que "podrían ser constitutivas de delitos continuados de cohecho, falsedad documental, fraudes de funcionarios, tráfico de influencias, negociaciones prohibidas, delito contra la Hacienda Pública y blanqueo de capitales". Otra hablaba de los negocios de algunos familiares de la presidenta Aguirre en el mismo lugar, Tres Cantos, donde lograron beneficios del 285% comprando terrenos baratos que luego se recalificaban, se convertían en urbanizables y dejaban ganancias de 12 millones de euros. Igual es todo un montaje, una campaña de difamaciones, una cacería y todo eso que dicen los acusados, pero lo que se dice oler, no huele muy bien. Si esto en lugar de un artículo fuera uno de esos incomprensibles anuncios de colonia que acaban con una frase en francés, esa frase no podría ser otra que eau d'ordures, esencia de basura.

miércoles, 25 de febrero de 2009

Noche Sabinera y materialista

Silvia Tarragona dio las buenas noches de este modo a Benjamín Prado: "Hoy tiene una voz especial porque leíamos en El País que Benjamín Prado ha participado, evidentemente, de esas 100 canciones y 500 noches sin Sabina; Lino Portela escribía en El País "el escritor Benjamín Prado cantó, casi afinado, Esta noche contigo." Haz el favor Benjamín de interpretar aunque sea medio segundo "Esta noche contigo", los oyentes de Radio Nacional no podemos ser menos". Y se lanzó... en directo.


Benjamin Prado - Sabinera Materialista
Urcloud.com

B.P. Por ahí tenéis colgado un vídeo (el de Bea, apostillo yo) en You Tube que si os queréis reir de mi lo podéis ver tranquilamente. Es una experiencia bonita para un humilde escritor subirse con una banda de músicos tan fantásticos como los de Joaquín y sentir la potencia de la música por detrás y ver la reación de la gente. Estaba abarrotada la sala Galileo. Es una cosa que solo se puede hacer con Joaquín (Sabina), estas noches Sabineras, que vayan cientos de personas a corear las canciones de Joaquín sin él, cantadas incluso por indocumentados como yo es un verdadero milagro. Yo tampoco quiero perseverar mucho en esto porque él tiene ya una edad y qué va a hacer él, buscar otro trabajo ahora,está la cosa muy mala.

B.P. Joaquín Sabina está escribiendo un disco precioso, dentro de unos mesecitos tendremos un disco de Joaquín que estará entre lo mejor que haya hecho nunca.

Silvia Tarragona cerró el tema del siguiente modo: "Cantar una canción que uno ha escrito, cantar una canción para un amigo, cantarla a través de la radio, Benjamín te lo agradezco mucho, también para los oyentes fieles de cada madrugada que te siguen (¡ahí estamos!), también es algo inmaterial, es un bien absolutamente moral, un bien absolutamente íntimo.¿No, Benjamín?

Y el tema de la noche, el materialismo, siguió su cauce. Y Silvia dijo: "El novelista fracés Andrés Malraux se preguntó, "¿Qué hace falta para ser feliz?", y alguien le respondió: "un poco de cielo azul encima de nuestras cabezas, un vientecillo tibio, la paz del espíritu y poca cosa más". ¿Somos demasiado materialistas?

Decía George Horace Lorimer, editor del Saturday evening post: "es bonito tener dinero y cosas que puede comprar el dinero, pero también es bonito tener las cosas que el dinero no puede comprar, por ejemplo, una ilusión".

B.P. Yo soy de los que piensa que el peor invento de toda la historia de la humanidad es el dinero, creo que es el veneno más mortifero que se ha inventado, con el que se ha conseguido que en este mundo todas las cosas tengan un precio y no todas tengan un valor. Es una pena. En la vida no hay que apostar por el precio de las cosas sino por su valor y lo que vale suele ser aquello que es lo contrario de lo material, lo espiritual, lo que va por dentro. El dinero va por fuera, aunque esté dentro del bolsillo es algo que va por fuera. Por dentro van otras cosas. Van los deseos, va el amor, van los sentimientos, va la inteligencia. Nada de eso que he dicho necesita del dinero. Es verdad que con dinero todo es un poco más fácil. Como decían Les Luthiers "el dinero no compra la felicidad, te la da ya hecha". Las cosas que de verdad, de verdad importan, y hay una prueba muy fácil, no hace falta más que estar enfermo o que lo esté alguien a quien quieres para darte cuenta de lo poquito que vale el dinero.

B.P. Ya que está ahí el dinero, también se puede utilizar para hacer muy buenas cosas. Lo que pasa es que a veces en este lado del mundo cometemos la extravagancia de tener una mente un poco estrecha, porque el dinero es importante, pero lo es aquí, para nosotros, en este modo de vida. Hay otras personas que son muy felices no teniendo nada, retirándose a un lugar apartado. No te digo cazando lo que van a cenar, pero casi. Hay muchas maneras de ser feliz en la vida, no todas pasan por el dinero, no todas pasan por las propiedades, por esta visión, occidental de la vida.

B.P. Yo conozco personas cercanas a mi o que he tratado en algún momento que han sido mucho más felices renunciando a cosas que tenían, porque muchas veces uno dice, tengo dinero y a lo mejor es el dinero el que te tiene a ti.

B.P. ¿Dónde ponemos el mínimo? (que se necesita para vivir)Fíjate qué de gente hoy en día es mucho más feliz dejando su trabajo en una gran ciudad, su vida organizada en torno a la prisa, los horarios, en torno al dinero, y se han ido a montar un hotelito rural, al campo.

B.P. Yo cuando hago algún curso sobre poesía, les suelo hacer un juego a los alumnos, para explicar cómo en un poema tienen que estar siempre las mejores palabras en el mejor orden cogemos un poema muy sencillo, el retrato de Antonio Machado: Mi infancia son recuerdos / de un patio de Sevilla... Vamos a hacer un juego, cambiemos cada una de esas palabras por un sinónimo, que en teoría debería decir lo mismo. Cambias infancia por juventud, patio por jardin... y queda una cosa horrorosa. Con esto podríamos hacer el mismo juego, ¿el dinero nos importa tanto? Yo les diría a los oyentes, ¿las cosas que de verdad quieres, las cambiarías por más dinero¿, ¿Cambiarías a tu hija, a una chica inmaculadamente bonita que te gusta, a un buen amigo, o una llamadita simpática como la del oyente anterior que te hace sentir que todo tu trabajo merece la pena porque alguien puede sentir eso al oirlo...

B.P. Hay una canción de Joaquín que dice que "hay personas que confunden el corazón con la billetera".

B.P. Yo soy de los que piensa que el arte no debería tener dueño. Un cuadro de Van Gogh no debería ser de nadie, tendría que estar en un museo siempre. Acuérdate que hubo un millonario japonés que tenía un Van Gogh, creo, e insistió en que cuando se muriera quería que lo enterraran con él. Es uno de los mayores disparates que se han cometido en esta raza extraña que es el ser humano a veces. Por qué es suyo el Van Gogh, porque lo haya pagado, porque haya tenido los suficientes dolares como para llevárselo a casa. No hay derecho, eso es de todo el mundo. Yo he tenido algunas discusiones acerca de algunos escritores cuyas familias tienen un control férreo sobre sus obras y las manejan como si fuera suyas. Realmente, ¿un poema de Alberti es de la viudad de Alberti o un poema de Neruda de la Fundación Neruda? Yo creo que no, que son de todos los lectores y que no hay derecho a que se manejen, se vendan, se cambien y se cobre por cada poema, por cada antología que se hace... y eso es terrible, es reducir una obra de arte a un puro bien material. Algo que vale un determinado número de euros. ¿Quieres hacer una antología de Alberti¿, 20 poemas a no se cuánto dinero cada uno, eso no es la es la poesía. ¡Qué demonios va a ser eso la poesía!

B.P. Hay un cuento maravilloso de Chéjov de un hombre que llega tarde a su casa destrozado, con la ropa rota, pero con una cara de felicidad maravillosa, y le dice su familia, ¿pero qué ha ocurrido? Me ha pillado un carro en la Plaza Dobroski y no os dáis cuenta, ¿mañana saldré en todos los periódicos, me haré rico, me haré famoso me conocerá todo el mundo. Estaba orgulloso porque lo acababa de destrozar un carro y está lleno de heridas. Explica mucho lo que pueden llegar a hacer algunas personas por hacerse famoso.

Benjamín, "Gracias por cantar", le despedía Silvia Tarragona.

B.P. Cantar no es un verbo tan grande como para definir eso que he hecho yo.

lunes, 23 de febrero de 2009

Actuación de Benjamín con la banda de Sabina

¡Bien por BEA! Muchas gracias por el fantástico vídeo de la actuación, ayer, de Benjamín Prado con la banda de Joaquín Sabina en la noche Sabinera.



Gracias también a Vanessa, de Acróbatas, a Las Nits de l'Art, y al autor de las fotografías "El Selenita"

Por El Selenita

Por El Selenita

domingo, 22 de febrero de 2009

Benjamín Prado con la banda de Sabina, en Galileo Galilei

Benjamín Prado nos ha comentado que "esta noche, a partir de las 8´30 voy a cantar una o dos canciones con la banda de Sabina, en la sala Galileo. Si esto del rock no es más que ponerse... Por si os apetece.

Yo no podré asistir. (¡Maldición!)
Pido, imploro, si hace falta, que si alguien asiste y puede enviarme el mp3, el vídeo, la foto, lo que sea, le regalo una portada.

Estuve en el concierto del mes pasado de la banda de Sabina en la sala Clamores y el espectáculo es de 10. Son tan buenos como suenan, y hay momentos en los que no se echa de menos a Sabina. Es una cita imprescindible e ineludible. Quien pueda ir, que no se la pierda, y ya de paso, que la inmortalice, aunque solo sea para ponernos los dientes largos a los que solo lo imaginaremos.

En Atrápalo no pone queno haya entradas, además, a veces quedan en la puerta. En Clamores, de hecho, había aforo y sé de gente que las compró allí, eso sí, 2€ más caras.

sábado, 21 de febrero de 2009

La momia que habla nos cuenta por qué canta a Benjamín

"Las buenas poesías tienen una música dentro que están deseando que alguien oiga".

Yo una vez los oí y empecé a tirar del hilo, aunque en este caso quizá sea más acertado tirar de la venda, la que envuelve a "La momia que habla". La momia es un grupo que comenzó en el año 2005, en Ibiza, pero realmente andan por Murcia. La momia son quienes ellos dicen que son, hacen lo que dicen que hacen, y tienen todas las canciones que hasta ahora han compuesto, y las que compondrán (ver su web para toda la información) y llegan aquí porque cantan.
- Pero si este no es un blog de música.
- Ya, pero cantan a Benjamín Prado.

En su disco "7 preguntas", cuyo nombre ya referencia a Prado, incluyen tres poemas, ahora canciones, del poeta madrileño, "Verano" , "Los ríos" y "7 preguntas". Son fragmentos de su poesía, de los cuales Benjamín Prado les dijo en una ocasión, tras oir "Verano", “Antes era un poema, ahora es una canción”. Ellos se lo agradecieron desde su blog.

Por esas canciones, y porque siempre es interesante conocer cómo la gente llega donde llega y por qué hace lo que hace, dice lo que dice y canta lo que canta, les envié unas preguntas que muy amable y desinteresadamente respondieron.

Pregunta: La momia que habla, ¿qué dice?
Respuesta: La momia es un proyecto (un camino, como dice nuestro autoreferencial tema) basado en un concepto general: amateur, el que ama aquello que hace, no es menos que profesional, es necesario ser amateur, tener una “cara B” (sin la que la cara A no tiene soporte físico). Las momias tenemos nuestra edad, pero nos conservamos bastante frescos. Y como en el cuento de Poe, tenemos algunas cosas que decir y una visión bastante crítica sobre nuestro entorno (casi se me escapa “geopolítico”, perdón, qué barbaridad).

P.: ¿Creéis que cualquier poesía puede hacerse canción? Porque versionáis a Benjamín Prado, Pablo Neruda...
R.: Quizá no. Pero las buenas poesías tienen una música dentro que están deseando que alguien oiga. A veces, sin darte cuenta, surge, pero es la música que llevaba el poema, no es nada que tú le hayas impuesto. Ningún buen poema se dejaría hacer algo así.

P.: ¿Se escribe igual una poesía que una canción?
R.:
El letrista más habitual (que no mejor dotado) del grupo, responde: Yo escribo poesías que no pienso que puedan ser canciones, y letras para canciones que, como Benjamín Prado dice de Dylan, antes de acabarlas pienso si podría enseñárselas a Benjamín sin avergonzarme (demasiado). Las poesías no se las podría enseñar nunca.

P.: Cada uno hemos llegado de modo distinto a cada uno de los autores que hemos leído. Yo sé por qué un día llegué a Benjamín, al igual que sé por qué un día fui a París, ¿Cómo llegáis vosotros a Benjamín Prado? No es un autor que suela aparecer en los mapas.
R.: En este afterpop que nos invade, ya no hay mapas, sólo rizomas, ya sabes. Nuestro “nodo” fue un buen amigo, un satélite de “La Momia”: Luis V. En su momento, ya hace muchos años, tantos como tienen nuestros hijos mayores, nos presentó, simultáneamente, a Benjamín, a Loriga y a Rosenvinge (y a L Durrell, y a JMª Alvarez y a D Coupland… menudo es Luis V) y de todos ellos hemos disfrutado tanto, que la deuda permanece, inapagable, persistente. Benjamín destacó enseguida, como una referencia. Abel, el alma y promotor de la momia y juglar a tiempo parcial, fue temerariamente retado por Luis V a musicar uno de sus poemas: 7 preguntas para Kurt Cobain. Y de esos polvos (intelectuales) surgen estos lodos (mentales).

P.: Aún no tengo toda la poesía de Benjamín y no he llegado a identificar el poema del que surge "7 preguntas".
R.: Como (ahora me doy cuenta, malditos) todos los libros de Prado han desaparecido de mis estanterías, secuestrados por los antes llamados amigos, no te sé responder. Ni siquiera sé si en su recopilatorio, “Ecuador” (que, por cierto, me costó tanto encontrar como al Dr Livingstone, supongo) estaba. Por motivos de fechas calculo que forma parte o de “Cobijo” o de “El corazón azul”. No obstante, seguiremos buscando (a los libros en casa de los amigos). De momento, imaginemos ahora que el poema se suicidó, que ardió y/o se desvaneció, como KC, que no nos deja que lo encontremos.

P.: ¿Por qué lo elegís? ¿Qué dice que tanto os atrae?
R.: Prado+Cobain es como Fresán+The Cure o Dylan+Dylan, son esas combinaciones que… ¿qué más puedes pedir? Y sobre todo está esa cita tóxica de Neil Young que mancha la nota de suicidio de KC y de ahí al poema de Benjamín y que nos contamina ahora a nosotros: “Más vale arder que desvanecerse”. Después (que en realidad era antes) la hemos encontrado también en “El extranjero” de Camus (y quién sabe por dónde más andará la maldita frase tóxica, inspiradora, amenazante, afilada… atractiva). En cualquier caso, es un poema enorme, como las preguntas que inspira.

P.: ¿Qué tiene el poema "Cobijo contra la tormenta" que tanto os atrae, pues en vuestro disco 7 Preguntas dos canciones surgen de aquellos versos, "Los ríos" y "verano"?
R.: Aquí (al contrario de la pregunta anterior, en la que quizá hemos dado más detalles de los necesarios) hemos de salirnos por la tangente: es difícil explicar qué te atrae de un poema. Es como si te preguntan qué te atrae de un/una amante: ya es tarde para eso.

P.: Personalizáis la canción, ponéis Rosa, donde él puso ella... ¿Es Rosa el motivo de la canción?
R.:
Rosa es el motivo de Abel. Y eso es suficiente.

P.: ¿Alguna otra de Benjamín Prado en vuestro punto de mira de cara a nuevos proyectos?
R.: Hemos abducido a Benjamín incluso en una exposición de fotografía/pintura con la que presentamos nuestra plataforma en el espacio cultural “La Nave” en Puente Tocinos (qué le vamos a hacer si el pueblo se llama así), Murcia, cuyo hilo conductor lo formaban (colgamos los libros entre las fotos y esparcimos versos sueltos por el suelo) Dylan Thomas, Robert Lowell, y Benjamín Prado (espero que BP no se queje, así en retrospectiva, de sus fantasmales acompañantes: eran gente elegante y de buen beber). En el disco que grabamos ahora, ya no hay poemas musicados, tenemos letras propias, pero a Benjamín siempre se regresa, para desvalijarlo, para bañarse, ahora en su marea humana. El problema de versionar a otros autores (incluso con la generosidad y la amabilidad de Benjamín, que nos lo puso fácil desde el principio) son los derechos, las editoriales, la SGAE… esos adalides de la cultura, que dan mucho miedo si presentas una maqueta a un concurso, o vendes los discos. Y nuestra propuesta es absolutamente no comercial, claramente deflacionaria, así que no tenemos para (este tipo de) derechos (en este sentido, nos gustan más los izquierdos, o sea, el copyleft).

P.: Independientemente de que esté o no Benjamín, ¿nuevos proyectos a la vista?
R.: Tenemos, como comentábamos antes, nuevo disco cocinándose en el estudio y muy pronto, quizá en Marzo, presentaremos “Traduciendo a D.”, que es un directo con una especie de dramatización de Dylan (Bob) donde un actor se inviste de las diversas personalidades del Autor de Minnesota, y sus Múltiples Vidas, alrededor de la idea de la imposibilidad (y futilidad) de entenderlo, de traducirlo, de resolverlo. Al fin y al cabo eso es lo más atractivo de su propuesta, que nunca lo puedes resolver, traducir. Entre monólogo y monólogo del actor, las momias (en su modalidad “Echo Star”) cantan algunos temas de Dylan traducidos al castellano (peor que Rodrigo Fresán y mejor que GlobalRythm© y más cantable que ambos). Así, en los ensayos, no queda mal la cosa (y eso que lo atrevido del asunto puede pasar por el lado inadecuado de lo pretencioso, etc.). Y, por cierto, si Benjamín en algún momento se deja (y cuya pista reencontrada te agradecemos enormemente), nos ofrecemos a cantarle sus poemas y que Él nos recite nuestras canciones, a ponerle música a la banda sonora de “Raro”, si se estrena en versión para “Kindle”, o a lo que quiera, faltaría más. ¿Benjamín? ¿Estás ahí? Tu pones las armas y nosotros al pistolero zurdo.
P.:¿Cómo se os ha dado el anterior disco?
R.:
Esto… sí, ya, ¿no te referirás a las ventas? ¿pero es que alguien…?

P.: ¿Qué buscáis, dónde queréis estar, en el panorama musical español?
R.: Al fondo, a la izquierda.

P.: ¿Es mejor una buena letra o una buena melodía?
R.: Una buena letra al día y una buena melopea (perdón). Evitando decir más sandeces como la anterior [pausa, me tomo la medicación] hemos de asegurar que nos gusta cuidar las letras. Mucho. Pero en las canciones, desde el título hasta los arreglos todo es toro.

P.: ¿Y vuestras canciones... dónde están?
R.: En nuestra web (http://www.lamomiaquehabla.com/), al final de las letras, en el apartado discografía, se descargan, we hope. Y, si no, matamos al webmaster (creo que se hace con el botón derecho del ratón o con el ojal izquierdo del mapache, no estoy muy seguro). También estamos en myspace (www.myspace.com/lamomiaquehabla) (y también descargables). El resto de noticias sobre nuestras actividades, más ágilmente, en el blog: http://www.lamomiaquehabla.blogspot.com/ .



jueves, 19 de febrero de 2009

Juan de ordenación Urbano

"La caridad y el poder se parecen en que necesitan dinero para ejercerse, y por eso Roma no paga traidores, pero cobra de ellos".

Poco más se puede decir de una de las reflexiones más contundentes de Juan Urbano, que ojo avizor vela por todas aquellas tropelías que se quieren ejecutar en Madrid. Como todos somos humanos y en todos los sitios cometemos los mismos errores, este texto podrá aplicarse a muchas ciudades.


Madrid, la ciudad de la iglesia
Por Benjamín Prado. El País.

"En este mundo la grandilocuencia es lo contrario de la humildad, pero en el otro es lo mismo, y por eso la Iglesia inventó las catedrales y la Banca Vaticana, que son algo así como la expresión monumental y financiera del espíritu. La caridad y el poder se parecen en que necesitan dinero para ejercerse, y por eso Roma no paga traidores, pero cobra de ellos. Por ejemplo, el Arzobispado de Madrid, que emplea el dinero ateo que le da el Gobierno en realizar promociones inmobiliarias y en otros negocios especulativos como el de intercambiar sus propiedades por suelo público. Su proyecto más cercano es el de levantar una Ciudad de la Iglesia entre Las Vistillas y la basílica de San Francisco el Grande, y aunque la oposición de los vecinos y de la mayor parte de los arquitectos consultados es absoluta, el Ayuntamiento les va a dar su bendición y el llamado Plan Parcial de Reforma Interior de la Cornisa del Río Manzanares saldrá adelante, si Dios quiere...

Si todo sigue su curso, Madrid perderá otros 15.000 metros cuadrados de zonas verdes y una serie de elementos naturales y arquitectónicos que están catalogados como Bienes de Interés Cultural y, por tanto, deberían gozar de la máxima protección, si no fuera porque los sucesivos cambios en el Plan General de Ordenación Urbana los han puesto a los pies de las excavadoras. Pero, sobre todo, perderá uno de sus paisajes más característicos, y aunque ya sabemos que a la Iglesia le importa más la doctrina que la educación, resulta incomprensible que ni siquiera en un caso en el que están en juego la historia y la memoria de la ciudad, sus dirigentes sean capaces de respetar los derechos de los ciudadanos y pasen sobre ellos de la mano de los políticos que mandan en la Comunidad y en el municipio, que han desestimado todas las alegaciones que se le hicieron a ese Plan Parcial de Reforma Interior de la Cornisa del Río Manzanares desde el Colegio de Arquitectos y desde la Comisión de Patrimonio. A las mayorías absolutas les sobran los consejos y les resbalan las razones. "Pronto, después de que el cemento santificado lo ocupe todo, esta imagen que pintó Goya habrá desaparecido, y en su lugar habrá algo tan horrible como la estatua de Juan Pablo II que pusieron en La Almudena", pensó Juan Urbano, mientras desayunaba en un bar de Las Vistillas mirando el horizonte con los ojos llenos de malos presagios.

La Constitución dice que España es un país aconfesional, pero la presencia de la Iglesia católica resulta avasalladora, y sus privilegios también. En parte, eso es comprensible, dada su implantación en nuestro país; pero en otro tanto por ciento resulta inaceptable. Juan Urbano se imaginó lo que ocurriría si en ese mismo lugar se pretendiese levantar un templo budista, o una mezquita, por ejemplo. Seguro que en ese caso los mismos que ahora están dispuestos a sacrificar una de las estampas más reconocibles de Madrid y a dejar que unos cuantos se la arrebaten a todos, recalificarían su discurso para decir lo contrario de lo que dicen.

Es dramático el modo en que Madrid va dejando de ser ella misma a base de ser de otros; porque eso es justo lo que ocurre aquí y en todas partes, que más allá de la retórica y las consignas electorales, la realidad tiene sus propietarios y sus inquilinos, y la mayoría de nosotros pertenecemos al segundo grupo, de forma que los otros pueden venir cuando quieran y quitarnos lo que es suyo. Porque lo es y pueden hacer con ello lo que les apetezca. Hay mil casos que demuestran que eso es cierto y uno puede ir saltando de la pagoda de Fisac al teatro Albéniz y de ahí al lugar donde estará esa especie de Vaticano local que será la Ciudad de la Iglesia para darse cuenta de que vive en un lugar donde resulta muy sencillo tapar la razón con la religión, la cultura con la nunciatura y la ecología con la economía. Que siga el desastre, amén.

miércoles, 18 de febrero de 2009

A la vejez

Sófocles, el poeta griego, afirmaba "los que en realidad aman la vida son aquellos que están envejeciendo". Así comenzaba Silvi Tarragona el programa del pasado martes de Afectos en la noche, de RNE, en el que Benjamín Prado participa como contertulio.

Y la conductora del programa usaba esta frase para introducir el tema del respeto a la vejez, a la senectud, a los mayores... y desde una optica curiosa: muchas personas se separan y muchas vuelven a casa de sus padres, quienes ven invadido su espacio vital y en muchos casos no se sienten respetados.


Benjamin Prado - Vejez
Urcloud.com

B.P. Antes de venir a la radio estaba hablando con una amiga y me acordé de unos versos de un poeta francés Antonin Artaud que decía "vivir es quemar pregunta". Es maravilloso. Lo malo es cuando las preguntas que has quemado vuelven otra vez. Vuelven otra vez los hijos a casa, vuelves a una estructura familiar que ya estaba de alguna manera superada y aquí podríamos inventar una ley matemática basada en el volumen de los cuerpos: "el volumen de un hijo es igual a la cantidad de padre y madre que desaloja". Imagínate, uno vuelve otra vez a su cuarto, a ocupar su espacio, a sentarse en la mesa familiar en la comida. Uno entiende que para alguna gente ese puede ser una alegría, pero no tanto porque siempre suele venir en una situación de fracaso, desagradable. Ha fracasado un matrimonio, ha fracasado una pareja, lo han echado de casa, si me permitís que lo digamos así y de alguna manera viene una persona que se marchó con lo mejor, sus ilusiones intactas, y ahora vuelve con algunas de sus ilusiones defraudadas, rotas, con esa necesidad anormal de tener que comenzar otra vez, pero cuando uno tiene ya muchos años. Cuando debería estar aterrizando tiene que volver a despegar.

Conozco muchos casos, por desgracia es un caso muy común, y los padres se enfrentan a graves problemas, como decía antes Nuria (Ribó), porque reciben a una persona que no es la que se fue. Es una persona que tiene otra manera de ver las cosas, otras psicología, otras anclas de amargura atadas a la vida.

B.P. (Al hilo de una oyente) Yerma está diciendo cosas que conviene señalar y es que que vuelvan los hijos de 40 años a la casa de los padres de 60 o 70 años significa que la sociedad está cargando un peso muy grande precisamente sobre aquellas personas a las que no se les trata muy bien desde el punto de vista económico. Porque las pensiones que se les paga en ocasiones no digo que son ridículas, son insultantes y justo sobre ellas vuelve a caer el peso económico de cargar con su hija, su nieta... A lo mejor teníamos que pensar ahora, que tanto se habla de ayudar a las personas dependientes, que está muy bien, a lo mejor esto también podía suscitar algún tipo de ayuda económica por parte de las administraciones.

B.P. En el fondo trabajar es aplazar la libertad. Uno trabaja durante muchos años pensando en que va a llegar un día en el que va a tener la recompensa del ocio, del tiempo libre, la recompensa de la habitación propia. Qué pena que llegado ese momento tampoco puedas porque tienes que volver, otra vez, a hacerte cargo.

B.P. Yo creo que ahora que ahora que por lo general el común de la gente entendemos que a los niños no se les pega, está muy vigilado, aunque a veces hasta excesivamente vigilado si un profesor le da un cachete a un niño, y sin embargo todo eso se ha convertido en que ahora son los niños los que pegan a sus padres, pegan a sus maesrtos, amenazan a los directores de los colegios. Es una perversión terrible de algo que no nos gusta oir, pero que existe.

B.P. Existe cierta culpabilización de la gente hacia las personas mayores, "es que ustedes envejecen, ya no producen, se ponen enfermos y hacen gasto hospitalario y gasto farmaceútico, y no hay derecho. Estamos percibiendo este mensaje todos los días. Parece que a la gente llegada a cierta edad no se les puede exprimir más y parecen cáscaras vacías. Es una barbaridad. Y mira que se ha luchado desde el mundo de la cultura, por contar, fíjate en todo el fenómeno el Rock Adulto, los Rolling, Bob Dylan... toda esta gente cantando con sesenta y setenta y tantos años y mucha gente de la misma edad yendo a ver conciertos. Por el lado perverso, de la economía y de la idea utilitaria de las personas cumplir años te convierte en una especie de artefacto inútil, lo cual es una cosa brutal. Lo dicen los actores... mucha gente se queja y con razón.

B.P. Antes era mucho más normal, antes ya vivían los padres con los abuelos, con los hijos... también había, a lo mejor, más metros cuadrados. Hablamos de si se respeta o no se respeta. Es difícil respetar y hacer parte activa de una sociedad aquello que se quiere hacer invisible y la verdad es que la vejez es muy invisible. ¿Cuántos anunciones publicitarios están anunciados por ancianos, cuántas personas de edad salen en los medios de comunicación, hasta qué edad se puede presntar un informativo. Todo eso está quitado de las pantalllas, de la primera línea de la sociedad.

B.P. La juventud siempre ha sido un valor, pero ahora es que lo otro ha desaparecido, esa valoración, en toda cultura que se precie, de la experiencia, de los años... también hay gente que envejece y dice siempre las mismas tonterías. Ahora falta un poco ese respeto a la experiencia vital, lo otro yo creo que ya existía.

B.P. La vejez no siempre destruye ni la fuerza ni la memoria.

B.P. Hay personas como por ejemplo Mario Vargas Llosa, que está escribiendo en su siguiente edad, novelas de una fuerza, de un coraje y una lucha narrativa extraordinarias. Para escribir la Fiesta del Chivo hace falta estar muy fuerte, tener mucha memoria y mucha tensión para poder escibirla.

B.P. (Hablando de la foto ganadora del WorlPress Photo, en la que se ve un deshaucio a unas personas mayores en EEUU) Me parece oportunísimo haber sacado el tema de esa foto porque es exactamente de lo que estamos hablando. A veces estas sociedades llegan a un punto de inhumanidad tan grande que aquellas desgracias que sufren las personas los convierte en sospechosos. Uno siente la desgracia de no poder pagar tu casa y tener que irte deshauciado y entra un policía como si fuera a buscar a un terrorista. Uno cumple años, se pone enfermo y necesita atención médica y se convierte en un estorbo que hay que eliminar. Esa crueldad de las sociedades modernas es uno de sus mayores fracasos. No solo no hay solidaridad con los de fuera, tampoco con los de dentro. Aquel que deja de producir, que deja de estar en plena forma para pagar impuestos y demás se convierte en una persona de la que es mejor librarse. Eso es terrible.
B.P. Quiero contar una anécdota que le sucedió al cantante Fito Páez, llegando a un aeropuerto una fan le gritó muy enfervorecida "Fito, queremos un hijo tuyo", y él le contestó "quédate con el mayor que no veas lo que come".

martes, 17 de febrero de 2009

Al día

Nos ponemos al día con un misterio menos. Benjamín Prado estuvo el viernes pasado en el I.E.S. Las Margaritas, en Majadahonda, donde, según "La directora": el escritor Benjamín Prado, dio una conferencia a los alumnos de 1º de Bachilerato. Se preparó una exposición de las obras realizadas por los alumnos de 1º de Artes, dentro de la asignatura de Volumen que está expuesta en el centro". (Si alguien sabe algo sobre lo acontecido allí, que lo cuente ahora...)

No sé muy bien qué tuvo que ver la exposición de 1º de artes con el poeta. Aunque exposición y Benjamín se unen también en "Al fin y al cabo", organizada por el Centro Andaluz de la imagen y la Fotografía, y en la que el fotógrafo de Almeria Carlos Pérez Siquier hace una homenaje al Cabo de Gata. Las fotografías se acompañan de 79 poemas de autores tales como Rafael Alberti, Gerardo Diego, Villaespesa, Valente, Benjamín Prado...

Desconozco qué poema se ha elegido de Benjamín Prado ni a qué fotografía acompaña. Solo sé que mañana andará por Almería y quien sabe si su visita no tendrá algo que ver con la exposición. ¿Quién sabe?

lunes, 16 de febrero de 2009

Radio a deshoras

Esta noche, como cada lunes, Benjamín acudirá a la radio. Así lo hizo el lunes pasado, pero la actualidad no me había dejado un hueco en las páginas del blog hasta hoy. Una entrada para la participación de Benjamín Prado en el programa de Afectos en la Noche de RNE que dirige Silvia Tarragona.

Un programa en el que ya se han tocado diversos temas y los que quedan por venir. La semana pasada hablaron de ponerse en la piel de otro, con motivo de la noticia de la muerte, tras ser desconectada de las maquinas que la mantenían con vida, de Eluana Anglaro.


Benjamin Prado - En su lugar
Urcloud.com

Benjamín Prado. Estamos hablando de ponerse en su lugar y es una cosa muy difícil, cuántas veces hemos dicho o nos ha dicho alguien a quien no entendíamos, a quien no comprendíamos, por favor intenta ponerte en mi lugar. Yo me acuerdo cuando a mi me dieron consecutivamente calabazas Silvia y Nuria, ellas me decían intenta ponerte en nuestro lugar.

B.P. Has dicho (a Nuria) la palabra básica, que es la palabra comprensión. Cuando hablamos de ponerse en el lugar de alguien decimos ponerse en su lugar para entenderlo, para poder saber qué es lo que siente. Otros creen que ponerse en el lugar de alguien no es entenderlo sino suplantarlo, ocupar su sitio, tomar las decisiones que tiene derecho a tomar una persona sobre su vida o sobre la vida de las personas que dependen de él. Eso es exactamente lo que ha hecho Berlusconi, lo que han hecho los políticos italianos, es exactamente también lo que hace la iglesia. Es muy fácil decir no se puede morir. Aunque también es verdad que lo dicen los mismos, Berlusconi, Bush... y otra gente que luego están asesinando gente por tierra, mar y aire todo el día. Esas noticias importan mucho menos. Pero hay que comprender lo que debe ser estar 17 años, ni más ni menos, asistiendo a la agonía, a la muerte en vida de una hija. La cantidad de sufrimiento, de tensión, de estrés, e incluso de dinero. Es fácil decir, no, no pueden dejarla morir, pero ¿alguien realmente les ayuda, ha querido ponerse en su lugar?, ¿alguien, incluída la iglesia, ha dicho, no se preocupe, nosotros la cuidamos, nosotros nos preocupamos, nos pasamos las noches en vela, sufragamos los gastos que genere esa enfermedad... eso no lo ha dicho nadie. Lo que han dicho es sacrifiquense ustedes con sus propios medios y llevando en su propia piel sufriendo una agonía que es terrible.

B.P. Me parece que hay que ser muy soberbio para pensar que te puede importar más la muerte de esta muchacha a ti que a su propio padre, hace falta entender el ponerse en la piel del otro como una manera de suplantarlo.

B.P. (A un oyente). Me alegra que hayas pronunciado la palabra sedación, porque aquí en España, los que están en contra de la eutanasia y la critican casi como un crimen también han acusado casi de asesinos a los médicos que sedaban a los enfermos para que murieran con menos dolor y menos sufrimiento. Vivimos en un mundo lleno de incongruencias.

B.P. Esa expresión es tan bonita, si lo piensas: "Ayudar a morir", es lo contrario de matar. Habla de una generosidad, de una solidaridad... eso sí que es ponerse en la piel de otro. Muchas veces tenemos la impresión, cuando vamos a los hospitales de que a veces los médicos están muy endurecidos, están tan acostumbrados a tratar con dolores, heridas, muerte... Continuamente tenemos la prueba de que no es así. Hay muchos médicos, muchas enfermeras, muchas personas, que no solo ayudan a curarse a la gente mientras tal cosa parece posible que incluso les gustaría ayudarte a morir con dignidad, con menos dolor, menos sufrimiento.

El caso del Severo Ochoa en Madrid fue terrible. Acusaron de poco menos que de asesinos, o de asesinos con todas las letras, a personas que lo único que hacían, y eso lo ha dicho la sentencia que ha salido y en la sentencia hay que confiar, que realmente lo único que hacían era ayudar a la gente a sufrir menos. A tener unos últimos momentos de su vida menos terribles. Y su familia. Hay que ver lo que es asistir a una agonía de ese tipo. Yo me acuerdo, cuando murió mi padre, que a mi me costó años volver a verlo vivo en mi imaginación, yo lo veía siempre muerto, se me quedó grabada esa imagen. Imagino lo que debe ser la imagen de los padres de esta chica y de las personas que están en su situación. 17 años, ¿cómo vuelves a verla viva, cómo vuelves a verla sonriendo.

B.P. Si lo piensas bien todo esto es una perversión de la propia medicina. La medicina debía curar, no mantenerte vivo después de muerto. Esa no es la función de la medicina.

B.P. No sé si esa familia ha ganado una batalla, pero sí han conseguido salir de una guerra. No sé qué considera alguna gente estar vivo, desde luego lo que le hacían a esta muchacha no es estar vivo, pues requiere otra dignidad, otra entereza, otras capacidades. Eso no es estar vivo es ser mantenido artificialmente vivo contra tí mismo.

Acaba Silvia Tarragona trayendo una frase de Nabokov: "la vida es una gran sorpresa, no veo por qué la muerte no va a ser una mayor"

domingo, 15 de febrero de 2009

Eso no, vida mía...

Alguien dijo una vez que un poema de Benjamín era "uno de los poemas de amor más bonitos que jamás se habían escrito en lengua castellana". Ni sé quién lo dijo (se lo oí decir a Benjamín en Vallecas, pero sin revelar la fuente), ni sé de qué poema se trata (Benjamín solo comentó "jamás diré a qué poema se refirió").

En su libro Marea Humana tiene una serie de poemas que definen el tipo de "El enamorado". El que hoy recogemos es el III.

La grabación es del Concierto de Benjamín Prado en La Escalera de Jacob.


Benjamin Prado - Enamorado III
Urcloud.com
El enamorado. III.
Por Benjamín Prado. Marea Humana

Eso no, vida mía,
eso no voy a dártelo
yo que te lo doy todo.

Los abismos sin vértigo,
La luz sin quemaduras.
La pasión que es un tigre que salta un aro en llamas
Las mentiras hermosas como camaleones
que fingen el color de la verdad.

Eso no, vida mía.

Las sábanas que llevan a calabozos blancos.
Los triunfos que consisten en sumar dos derrotas.
La lealtad con heridas.
La paz entre cuchillos.
El corazón que exige una balanza.

Eso no voy a dártelo.

Yo que soy por ti el agua que regresa del hielo;
la roca que una nochhe despertó siendo estatua;
yo que te doy mi vida;
yo que quisiera darte hasta mi muerte;
eso nunca,
amor mío.


Eso,
no voy a dártelo.

viernes, 13 de febrero de 2009

O lo aceptamos todo...

Se supone que Benjamín ha estado hoy en un instituo de Majadahonda, pero no he podido concretar cuál, ni tener ninguna información adicional. Si alguien la logra y la quiere compartir, por aquí encantandos y agradecidos.

Mientras tanto seguimos con el concierto, porque aunque la de hoy fuera la última, aún quedan poemas.

A los bises a Benjamín no solo se le había acabado la bebida (y como él mismo dijo "si al artista se le acaba el whisky, al público se le termina el concierto"), sino también los poemas de sus libros Iceberg y Marea Humana. Pero no contaba con que alguien iba a llevar entre la cámara de fotos y la grabadora un libro suyo. "Mi antología".
- ¿Quieres un libro tuyo?
- Sí, claro.
Se lo lancé.
- Esta edición es Mexicana (dijo).

Y él acabó leyendo mi libro, que es suyo.

Es la antología de poemas, "Mi antología" (del que algún día hablaré) y que solo ha sido editada en Mexico. La cogió, la miró y eligió.

- "Este me gusta".
Y empezó:


Benjamin Prado - Doble o Nada
Urcloud.com

Y acabó:
Como dice una canción de James Brown: "Si tu no dices la verdad sobre mi, yo no contaré mentiras sobre vosotros"
¡Vámonos!"

Doble o nada. De "Todos Nosotros"

Por Benjamín Prado



Un hombre que se ríe es una fuente;

el que mira la lluvia

cae muy despacio encima de sí mismo.

La sombra de los árboles

pertenece a las olas.

El sabor del aceite se escucha en los mercados.



Eso es cierto



También es verdad que hay palabras

que suenan a lo lejos,

como el mar

que abandona en la playa los restos de la luna;

palabras construídas

con la luz de los bosques,

el metal del que está hecho el ruido de los trenes



Eso es cierto,

Y también: en los motores fríos

agoniza el león blanco de la mañana.



El olor de una rosa sube de las bodegas.

Del corazón del muerto escapan las palomas.



Todo es verdad.

Un río es del tamaño

del hombre que se aleja de ese río.

La mujer es azul cuando ve las montañas.

El que pisa la nieve camina sobre el cielo.



Todo es cierto. Tú dices:

- Las campanas

convierten la ciudad en un barco perdido.



Y yo sé que eso es cierto.

Abro los ojos.



y tu ves un jardín;

miro la noche

y para ti estos versos

son esa noche.



Tú sabes que es verdad. Tú has venido a decirme:

- O lo aceptamos todo o es que todo es mentira.

Si son todos iguales

Eso piensa Juan Urbano que pensamos la mayoría (y en muchas ocasiones acierta). Como buen madrileño está preocupado con lo que está pasando, con los espías, con las corrupciones, con los dimes, con los diretes. Realmente es lo de siempre, pero ahora se habla de ello. Y se opina.

Ajuste de cuentas
Por Benjamín Prado
Si todo sentimiento tiene su canción, la que habría que silbar ahora es ésa de Georges Brassens que dice: qué triste es no estar más triste porque tú te hayas marchado. Porque el caso es que no estamos tristes, aunque debiéramos; ni siquiera estamos indignados, tal vez porque la indignación es lo contrario de la resignación y la mayoría parecemos eso, resignados, de manera que cuando oímos y leemos que nos gobiernan personas que probablemente roban, espían y mienten, por lo general nuestra reacción es: ya lo sabíamos, estaba claro lo que pasaba. Qué bárbaro, teniendo en cuenta que lo que se dice que pasa es que hay corrupción generalizada en lugares como la Comunidad de Madrid; que hay partidos que se financian con dinero público; que existen grupos parapoliciales con los que unos se vigilan a los otros; que para ser millonario en España sólo hacía falta estar invitado a determinadas bodas del más alto nivel y ser amigo del novio; y, por supuesto, que bajo la especulación inmobiliaria que primero hundió la economía de los ciudadanos y luego la del país entero había unos sótanos oscuros, llenos de trapos sucios y dinero negro. Qué catástrofe, ya lo sabíamos.
Juan Urbano, como casi todos, estaba estos días siguiendo los programas, artículos y reportajes de cada mes de febrero, que son los que recuerdan el intento de golpe de Estado de 1981, el famoso 23-F, y sintió una ola de nostalgia, y hasta de envidia, al ver el modo en que aquella sociedad que luchaba por su libertad y contra el regreso de los carceleros se echó a la calle a defender la democracia, levantó la voz e impuso su número, dejando un mensaje claro de sus convicciones y sus deseos, pero también de su fuerza. ¿Qué ha pasado desde entonces? ¿Acaso es que el bienestar es lo contrario de la conciencia? ¿Después de tanto andar en la cuerda floja hemos descubierto que la estabilidad equivale a la inmovilidad, al conformismo? Se hizo esas preguntas y se le echaron encima algunas respuestas inquietantes y algún hecho tan turbador como el que ocurrió en las últimas elecciones municipales, en las que el noventa por ciento de los sospechosos de diversas irregularidades urbanísticas salió reelegido holgadamente y sonrió ante la prensa avalado tanto por los votos que parecían legitimar su gestión como por las explicaciones que solían repetir aquellos a quienes les preguntaban: bueno, yo lo que sé es que ha hecho muchas cosas en el pueblo, muchas obras en la ciudad, un campo de golf, urbanizaciones que han dado trabajo a la gente... "Pero, ¿usted cree que es honrado?". "Bueno..., son todos iguales...". O sea, que si no recalifica, cobra comisiones ilegales y estafa uno, lo hará otro, qué más da.

Juan Urbano sí estaba triste, sin embargo, y otras muchas personas también. Se trata de mujeres y hombres que están empezando a pensar que al final la famosa crisis va a tener sus ventajas, porque va a hacer que empiecen a flotar cosas que estaban hundidas en el silencio. Y lo que flota deja de ser invisible. Y lo que se ve, deja de ser un secreto. Por ejemplo, si te preguntas por qué aparece, justamente ahora, todo esto, a lo mejor no te equivocas si imaginas que debe de haber por ahí más de uno que pagó millones porque algún cargo público le autorizara a construir unos pisos que ahora resulta que no se pueden vender, porque los euros que antes se tenían, o se pedían prestados, han desaparecido. ¿Será eso lo que ocurre? ¿Hemos pasado de las cuentas trucadas a los ajustes de cuentas? Bueno, pues si es así, mejor: que tiren de la manta todo lo que quieran y así podremos barrer la suciedad que se ha ido acumulando debajo.

Lo mejor es que nos estamos despertando, porque la inseguridad te hace abrir los ojos. Eso y que, como a la fuerza ahorcan, ya no podemos ser rehenes de nuestra prosperidad. Tocar fondo es una buena manera de encontrar un punto de apoyo para impulsarse y volver más rápido a la superficie. Ojalá sea eso lo que va a pasar.

miércoles, 11 de febrero de 2009

Profesor Benjamín

Benjamín Prado ha estado hoy en el IES Blas Infante, en Córdoba gracias a la colaboración del programa “Encuentros Literarios en Institutos de Educación Secundaria” de la Dirección General de Fomento de la Lectura y Bibliotecas.

En uno de los blogs del instituto, http://iesbielpoema.blogspot.com/, hemos podido ver un completo album fotográfico que amablemente han colgado para que todos podamos ver a Benjamín Prado en su salsa. Pues son muchos los institutos que visita a lo largo del año, y mucho lo que enseña a todos los allí presentes (tengo en cola un post sobre la intervención de Benjamín en el colegio Fray Andrés de Puertollano en el que explica a los alumnos qué es para él la poesía y les habla de Mala gente que camina, no tiene desperdicio).

Imaginamos, pues aún no tenemos noticias del encuentro de hoy, que habrá sido de similares características, si bien hemos visto a alumnos leyendo poesía, ¿de Benjamín, quizá?, y un aula repleta.

Desde aquí quería agradecer y presentar mi admiración a quien haya hecho posible este tipo de encuentros (no sé si el profesor de literatura, el director, ...). Es lo que siempre hubiera querido en mi instituto, ver que la poesía está viva, que me hablen de poesía como me hablan de ciencias, cara a cara. A mi me obligaron a leer el Cantar de Mio Cid con 11 años y me hicieron creer que aquello era poesía. El trauma me ha durado hasta hace bien poco, cuando descubrí la poesía. Bravo por los buenos profesores.

martes, 10 de febrero de 2009

Libro de ruta

Hoy tocaba radio, pero el comentario de Benjamín Prado nos ha traído al futuro, el de su agenda. Anotad, por si podéis disfrutar de sus charlas, de sus poesías, y quién sabe si de sus "canciones". Además, recordad que podéis seguir sus pasos en la sección "Sendero" en este mismo blog.
De todo ello, por supuesto, se irá informando puntualmente en el blog.

11 de febrero: Córdoba. IES. Blas Infante


13 de febrero: Majadahonda, Madrid, instituto


18 de febrero: Almería


"Del 19 al 28 estaré fuera, en algún lugar de Europa, escribiendo".


11 de marzo: Córdoba (Centro Andaluz de las letras)

12 de marzo: Huelva (Centro Andaluz de la letras)


Del 13 al 15 de marzo: Luxemburgo (como ya adelantó en Noviembre en su blog)


18 de marzo: Cuenca (jurado premio) (Posiblemente el VIII Premio de Poesía Fray Luis de León, del que ya le hemos visto ser jurado en alguna ocasión anterior).


23 de marzo: Málaga


13 abril: Sabiñánigo
14 de abril, Zaragoza (Alcolea y Barbastro, mañana y tarde)
15 de abril: Huesca y Zaragoza,mañana y tarde (Ficciones en el Paraninfo de la Universidad de Zaragoza)


Del 18 al 26 de abril: Cuba (La Habana y Jibara)

28 de abril: Cuéllar, Segovia (Instituto)


Del 30 de abril al 8 de mayo: Argentina (Feria del Libro de Buenos Aires) y Uruguay.

Del 10 al 13 de mayo: Granada (Hay Festival y Festival de Poesía)


21 de mayo: Madrid, instituto


Del 18 al 22 de junio: Festival de poesía de Parma, Italia. (Recientemente hermanado con el de Granada)


Y, probablemente, la última semana de junio a Chile.

Palabras, de Benjamín

A Benjamín lo que es de Benjamín.
En el comentario que ha dejado en el blog Benjamín Prado ,me ha sacado de mi error, ya que dice que la canción Desde que te conozco no es suya y de Sabina, como dije en el post del día del concierto, sino solo suya.

Al igual que suyo es este otro poema que también recitó en el concierto. En esta ocasión no tengo vídeo, pero sí audio y de una calidad aceptable.
"Caramba si nos atraparon..."


Benjamín Prado - Palabras
Urcloud.com

Palabras.
Por Benjamín Prado.

Las palabras que son un puente roto.
Las palabras que son la punta de la espada,
un cabo del silencio,
la costa del olvido.

Esas palabras.

Las palabras que anidan en nosotros,
nos convierten en cuevas,
en pantanos,
en cráteres:
yo soy el hombre oscuro,
soy la raíz del lobo;
tú eres la mujer ciega,
tumba de las palomas.

Las palabras que arden dentro del corazón.
Las palabras que son lo contrario del trigo.
Las palabras que dejan sus huevos en la herida,
dejan su hiel,
dejan su levadura.

Todas esas palabras.

Las palabras que entierran,
que talan,
que consumen.

Las palabras que borran los senderos.
Las palabras que brillan al fondo de los pozos.
Las palabras que son como una mordedura.

Todas
esas
palabras.

Todas esas palabras que hemos dicho,
que están alrededor,
que nos han atrapado.

lunes, 9 de febrero de 2009

Porque el post anterior no ha sido el último

En Marea Humana estamos todos. Cada uno nos veremos identificados en un poema o por lo menos en alguno de los versos que plagan el que hasta que apareca "Agua pasada" (su próximo libro de poesía), sigue siendo lo último publicado por el autor.

De Marea Humana por este blog, ha pasado ya el humilde, y hoy, rescatado del concierto del pasado miércoles, El optimista. ¡Olé la guitarra de Ángel Rubio!

(Ved también Desde que te conozco, canción inédita entre él y Sabina, De qué me sirve ahora y Verde. En primera persona, de viva voz)




El Optimista.
Por Benjamín Prado

Por la noche
que resta
espejos
a la luz.

Por las uvas
que suman
cristal dulce
y olvido.

Por el modo
en que crece
dentro
de las palabras
el coral
del poema.

Por el número 3.
Por la canción
políglota
del vino.
Por la esperanza
que hubo
en las banderas
rojas.

Por la amistad
que llena
de rincones
el círculo
inflexible
de la vida.

Por el pescado
que abre
la embajada
del mar
en nuestra boca.
Por la harina
que baja
la luna
a nuestras manos.

Por aquellos
que saben,
como mandó Cernuda,
pedirle
a su existencia
dirección
y sentido.

Por
los ojos
de Ana.
Por la nieve.
Por el imán
que forman
el caos
del amor
y el orden
del deseo.

Por la lluvia
y las islas.
Por todos
los que creen
que es más fácil
hacer
el bien
que merecerlo;
los que pierden la fe
entre dos campanadas;
los que al comer pan
saben
el idioma del trigo.

Por el viento
que sueña
desiertos verticales
y el mineral
que enciende
su luz desenterrada
y la cera
que pone
su estracto
de volcán
sobre la piel.

Por el mar.
Por la música.
Por los hombres
que saben
que se puede
huir de la verdad
pero nunca
escapar
de la mentira.

Porque el verso
anterior
no ha sido
el último.
Por la esperanza
de que no lo olviden.

sábado, 7 de febrero de 2009

¡Toca verde!

Me hizo especial ilusión ver y oir recitar a Benjamín Prado el poema de Verde. Ese fue el primer poema que colgué en el blog, primero en forma de camiseta, posteriormente al completo. Fue, quizá, el primer poema que leí suyo y por eso cuando el miércoles lo entonó mi pulso movía la cámara algo más de la cuenta.

Tras la "canción" inédita de Benjamín (y Sabina), "Desde que te conozco", y el poema "De qué me sirve ahora", Verde, de Benjamín Prado.
Hoy tengo para todos los gustos, en vídeo con algo mejor calidad de imagen; y en en formato MP3, con un cierre, distinto, por decirlo de algún modo.




¿Es o no es curioso oirle decir a un poeta, "Toca verde"? (Como curioso es el final :-)

Verde
Urcloud.com

viernes, 6 de febrero de 2009

¿De qué me sirve ahora?

Retomamos el concierto con un poema que recitó casi al final del mismo. (Es también de los de mala calidad de imagen, pero el sonido no es malo).



¿De qué me sirve ahora? Por Benjamín Prado

¿Dónde están ahora Rilke y Ajmátova y Neruda?
¿Dónde están ahora Ovidio
y Auden y Robert Lowell?
¿Dónde están todos esos a quienes di mis labios,
los que vivían con mi corazón?

¿Dónde están,
de qué sirven en este día oscuro;
dónde está Lorca, dónde está Cernuda,
dónde está Ingeborg Bachmann hoy que mi padre ha
muerto y yo huyo de sus ojos -leo a Bécquer,
leo a San Juan-,
quiero ocultar sus ojos
igual que el desertor que entierra su uniforme junto a un río?

¿Qué puede hacer Pessoa contra el hielo;
para qué sirve Pasternak
cuando el dolor instala su colmena?
Los poemas no saben detener los relojes;
no existen puentes que hagan menos hondo un abismo.

Busco a Paul Valéry,
busco a Huidobro.
Miro hacia atrás y veo la serpiente
del camino ya andado.
Busco palabras que me vuelvan ciego,
busco palabras que me den mi vida.

¿De qué sirve Virgilio contra la flor cortada
o la luz de las velas
o el peso de mi padre sobre el hombro
como un buitre sobre una res caída?

El marmol no merece la muerte del Laocoonte.

Abro un libro. Es muy bello. De qué me sirve ahora.

jueves, 5 de febrero de 2009

Una semana más

A la espera de que la técnica me permita seguir compartiendo el concierto de Benjamín Prado con todos los que no pudistéis disfrutarlo (o revivirlo, para quienes estuvimos presentes), toma el testigo Juan Urbano, que anda buscando el tiempo perdido...

Tenía razón ayer, este es de los que me gustan... de esos que expresan lo que uno siente, vive y padece, pero que no sabe explicar mas que en las palabras de otro, de Benjamín.

Y tú, ¿qué harías con una semana?

Nos roban las semanas y la vida
Por Benjamín Prado. El País.

Desde que el mundo es mundo, se han debido de expresar millones de buenos deseos, pero para Juan Urbano ninguno es tan hermoso como el que inventó el autor de Los viajes de Gulliver, Jonathan Swift: ojalá vivas todos los días de tu vida. Qué bárbaro, cómo tiene que quererte y cuánto le tienes que importar a alguien para que llegue a decirte eso, ¿no? Porque la verdad es que cada día está lleno de fuerzas que tiran de nosotros justo hacia el lado contrario, hacia la no vida, hacia el tiempo que se pierde en nada y las horas muertas, a la vez espesas e insustanciales. Seguramente no hay otra frase que exprese mejor la angustia de ver cómo los minutos pasan sin que pase nada que la frase hecha que habla de "ganarle tiempo al tiempo", lo cual, al ser imposible, resulta muy difícil de lograr. Rafael Alberti, que dormitaba a deshoras y que, como todos los insomnes, se ponía de mal humor cuando veía a otro descansar tranquilamente, solía intentar desprestigiarlo diciendo: "Chico, ¿tú te has dado cuenta de lo que derrocha esa gente que duerme nueve horas diarias? Eso son 270 horas al mes, 11 días y pico; o sea, 135 días al año... Es decir, que cuando tengan 60 años, ¡se habrán pasado 21 durmiendo!"

De manera que el estudio que acaba de hacerse público, según el cual los madrileños perdemos de media al año, gracias a los atascos, una semana de nuestra vida, a Juan Urbano le pareció una noticia realmente dramática. Una semana, ni más ni menos. ¿Se imaginan la cantidad de cosas que podrían haber hecho en muchas ocasiones si hubiesen tenido una semana más? ¿Qué habría pasado con aquella oposición si hubieses tenido otros siete días para estudiar los temas? ¿Serías hoy más feliz si la persona a la que querías te hubiese dado otra semana para hacerlo todo mejor y no perderla? ¿Te gustaría haber atendido otra semana a alguien que te importaba y que murió, para poder decirle las cosas que no le dijiste? Juan cerró los ojos para imaginar el relato de alguien que inventaba una máquina capaz de devolverle a las personas sus semanas perdidas, aunque sólo una: tenían que elegir qué semana deseaban recuperar, con quién, cuándo, para qué... Seguro que iba a tener una gran clientela y seguro que a todos sus clientes les iba a costar decidirse. ¿Ustedes qué harían?

El tiempo es oro, pero un oro al revés, que en lugar de hacernos más ricos nos roba, nos quita oportunidades, nos va arrebatando lo que queremos para cambiárnoslo por lo que necesitamos, qué usura. Porque casi da miedo preguntarse a cuánto ascendería la cuenta y qué saldo de vida nos quedaría si a lo que nos quita el tráfico le añadimos lo que nos quitan la burocracia, las enfermedades, los mil y un problemas que según avanzamos se convierten en nuestra sombra y de los que, como de cualquier sombra, no se puede escapar. No nos ayudan mucho los políticos que debieran gobernar para nosotros las sociedades en las que nos movemos y, más bien, las gobiernan contra nosotros. En Madrid, sin ir más lejos, el tráfico, ese horror que se lleva cada año una semana de nuestra vida pegada a las ruedas, está cada vez peor porque no hacen nada por arreglarlo, no se atreven a devolverle a las personas el espacio que les han arrebatado los vehículos, se limitan a poner multas y a llenar la caja fuerte municipal, permiten que suba el precio del transporte público hasta convertirlo en un mal negocio en lugar de en una buena alternativa. De modo que los embotellamientos de cada mañana y cada atardecer cada vez son peores y, a este paso, dentro de poco ya no nos hará perder una semana al año, sino ocho días, y después nueve, y un poco más tarde un mes... Menudo atraco, no hay derecho. Ojalá puedas vivir todos los días de tu vida. Ojalá no te los quiten.

miércoles, 4 de febrero de 2009

Benjamín Prado, en concierto

Benjamín Prado llegó a la Escalera de Jacob a recitar... y se fue tras una noche espectacular en la que cantó sus poemas, los acompañó con la armónica, punteó con su guitarra eléctrica una canción sorpresa, fue acompañado por las palmas del público en alguno de sus poemas, y se compenetró a la perfección con Ángel Rubio, impecable en la guitarra.

"Poesía viva", como decía Teresa Sebastián, la organizadora de esta maravillosa noche. Benjamín Prado es así, siempre supera las expectativas. Esperas disfrutar y acabas emocionado. Vas a ver un recital de poesía y cantas las canciones en las que convierte sus poemas. Esperas un poema y te encuentras con él. Siempre más.

El concierto dio para mucho y dará mucho que hablar y que contar en este blog. Pero por empezar por el principio, vayamos al inicio. Lo primero fue una canción inédita, o que por lo menos nunca ha llegado a estar grabada en disco. Es una canción suya y de Sabina, o viceversa, y Benjamín arrancó recitándola, continuó cantando, y acabó a la armónica. (Podéis verlo en el vídeo, disculpad la calidad de la imagen, pero es lo que pasa cuando usas la cámara de fotos para grabar vídeos... hay alguno, que colgaré también, con mucha más calidad)




"No puedo creer que esté haciendo esto" dijo tras su primera intervención entre los aplausos del público.
Y continuó recitando poemas (que iremos poniendo aquí, en vídeo y en audio, un poco de paciencia, por favor).

Tiró de repertorio de Iceberg: Viento negro, Caminos, Zoo (a tres voces, Teresa, Ángel Rubio, y Benjamín), Verde... de Marea Humana: El optimista (animadísimo poema a los alegres acordes de la guitarra de Ángel).

Además, desenfundó su propia guitarra, y cantó Parte Meteorologico, una canción que ha compuesto para el nuevo disco de Sabina. Los que allí estuvimos fuimos los primeros en escuchar esta primera versión, en primicia. La noticia buena es que es del nivel que se puede esperar de estos dos maestros. La mala es que tenemos que aguantar hasta que el genio de Úbeda saque el disco, eso sí, ese día, aquí estará. En exclusiva. (Algún día adelantaré algún versillo, ¿vale Benjamín?).

Visto y no visto, Acertijo (atentos, que en breve os trasladaremos el reto que Benjamín nos ha lanzado a todos), De qué me sirve ahora, Palabras, El enamorado III.

Y cantó, de nuevo otra rareza, de esas suyas y de Joaquín Sabina. Números rojos, pero en su primera versión, en su versión poema y en su versión libre musical. ¡¡¡Espectacular!!!

En los bises alguien entre el público le lanzó su libro "Mi Antología", en su edición Mexicana (bueno, ese alguien fui yo), seleccionó un poema del libro, y lo recitó "Doble o nada".

Y se despidió, "Como dice una canción de James Brown, si tú no dices la verdad sobre mi, yo no contaré mentiras sobre vosotros. ¡Vámonos!".

No está mal para celebrar el post 200, ¿verdad?

martes, 3 de febrero de 2009

En tele, en radio, y en directo

Ayer estuvo Benjamín Prado en RNE, hablando de los estereotipos. Lo contamos en este post, en este blog. Mañana estará en La Escalera de Jacob, recitando poesía acompañado por Ángel Rubio.
Desde aquí se informó ayer
, hoy ha hecho lo propio Telemadrid, que en su informativo de mediodía ha dedicado una noticia al poeta (Pincha aquí para ver el vídeo en el Reproductor de windows, o aquí para verlo directamente en la página de la cadena pública regional. A partir del 1:27:45 de programa).

Pero ayer habló, como cada lunes, en Afectos Nocturnos, de RNE, en compañía de Silvia Tarragona, Nuria Ribó y Óscar López. Un programa que versó sobre los estereotipos y que Silvia comenzaba así: "Decía George Steiner, el filósofo francés: Los estereotipos son verdades cansadas. Según Carlo Goldoni, el dramaturgo italiano, el que no sale nunca de su tierra está lleno de prejuicios. Vamos a abrir la mente con nuestros ponentes, Nuria Ribó en Barcelona y Benjamín Prado en Madrid".


Benjamin Prado - Estereotipo
Urcloud.com

B.P. Hablando de estereotipos hay uno muy grande que en estas sociedades triunfales queremos vender, y es el estereotipo del éxito. Lo digo porque habréis visto que alguien ha hecho en estos días una silueta de Ibarretxe, de cara a las próximas elecciones vascas, donde realmente parece Obama. El otro día la publicó El País y era impresionante. Estereotipo del éxito.

Hablan sobre el Goya robado para llamar la atención sobre la polémica entrega de premios y Benjamín dice...

B.P. La cabeza de Goya tiene muy mala suerte. La del auténtico Goya también sufrió muchos contratiempos, después de muerto la robaron, se vendió, alguien llegó a utilizar la calavera como cuenco para tomar sopa en ella, así que la cabeza de Goya se ve que no tiene buen destino. De todas formas otro de esos estereotipos es que los premios siempre se dan a los mismos, pero es que muchas veces ser los mismos no está mal, uno ve el cine americano y o dice siempre están los mismos, siempre están ahí Robert Redford, Al Pacino y Robert de Niro. A mi me alegra mucho tener al tenista Nadal y que sea siempre el mismo el que se lleva los premios. Creo que hay que tener un importante cuadro de actores, pero tiene razón Nuria, si esos premios no han sido algo es los de los mismos, porque ha habido actores que yo no recuerdo haberlos visto recoger un premio nunca antes.

Hablabas de Rafa Nadal... dice Silvia Tarragona...

B.P. Moraleja, no hay nada mejor que crear tu propio tópico. Nadal está creando el tópico del que gana y del que gana caballerosamente, con elegancia y con respeto y hasta cariño por aquel al que derrota. Yo a los estereotipos, de todas formas, les quitaría el estereo, los dejaría monoaurales. Lo que creo que sí que existe son tipos de persona. Cuando uno está en su colegio, en su clase, hay 10 o 12 tipos, arquetipos, de persona que se van a repetir a lo largo de la vida. Seguro que todos hemos pensado algo así mucha veces. El estereo se lo quitaría porque yo en lo que creo menos es en los arquetipos colectivos, los catalanes son así, los vascos son así... existen en todas partes, también hay otro tópico que es que los españoles somos así, no es verdad, al igual que los alemanes del oeste dicen que los del Este son unos paletos, los de Nueva York dicen que los de New Jersey son unos burros... existen en todas partes.

Yo no me creo el estéreo, no me creo el colectivo, sí me creo lo privado. Es verdad que existen tipos de personas que se repiten una y otra vez.

B.P. Tiene razón Nuria. En tipos los ha positivos y negativos. Con los estereotipos siempre nos referimos a la parte negativa.

A la respuesta de un oyente que está en contra del estereotipo de que los de letras somos vagos...

B.P. Fíjate el daño que hacen los tópicos, es como cuando a uno se le pone fama de gafe, ha acabado con carreras de personas. Mirad la mala uva del señor este de Davos que ha recurrido a los tópicos de España para añadirle uno, que sigue siendo el país de los toros, el flamenco y las crisis inmobiliarias. Hacen mucho daño. En el deporte en España hemos tenido durante mucho tiempo el estereotipo de perdedores, de ser incapaces de ganar, eran deportistas buenos pero que a la hora de la verdad fallaban, pero que si tenían un gran éxito era aislado, y fíjate como ha cambiado a base de Indurain, Nadal, ahora la selección española de fútbol, baloncesto, jugadores en la NBA. Hemos estado durante gran parte de nuestra historia sufriendo el estereotipo de los perdedores.

Sobre los tópicos de las mujeres...

B.P. Hay tópicos muy dañinos. A mi me irrita mucho cuando alguien dice de una mujer que llega a directora de algo, "es que estará con alguno"... Ese es de los más dañinos. Extiende una sombra de sospecha (solo sospecharían los tontos, por otra parte) sobre una cuestión genérica, lo cual es absurdo. En el fondo estamos hablando de lo mismo, hablamos de que toda generalización, todo estereotipo, todo tópico suele ser un camino a la falta de razón. Las personas somos todas parecidas en algunas cosas, distintas en muchas otras, no hay diferenciación entre colores de piel o sexos a la hora de tener en cuenta la capacidad intelectual o la capacidad de hacer de la gente y todo lo que consista en reducirlo todo en una cuestión de género, montones y grupo es una manera de quitarse el problema de en medio y de no decir las cosas como son. Es mentira, ni los catalanes, ni los hombres, ni las mujeres, ni los negros, ni los chinos...

Un oyente plantea que lo mejor para acabar con los estereotipos es conocer otras culturas, mezclarse...

B.P. Es muy interesante eso que estás diciendo, pues hay una parte importante en nuestra sociedad, en Españamás concreto, que a través de los nacionalismos extremos buscan lo contrario a los estereotipos, para reafirmarse en las nacionalidades.

B.P. Sobre la transición y sobre la invulnerabilidad de los políticos creo que también hay muchos estereotipos.

Dice Silvia que los jóvenes piensan, lejos del estereotipo, que ser feliz es crecer como personas...

B.P. Eso es verdad, lo defiendo siempre. La cantidad de jóvenes que hay en este país que se dedican a tareas solidarias, a ayudar a los demás, chavales que hacen cosas estupendas, también en el mundo de la cultura, en el mundo de la creación, muchos jóvenes empresarios que ponen negocios, que son valientes. Esa idea de que los jóvenes están todo el día haciendo botellón y jugando a una consola es absolutamente falsa. Hay muchos así, desde luego, peor para ellos, pero hay otros de otra clase. Yo durante el año voy a muchísimos institutos a hablar con ellos porque han leído un libro tuyo. La cantidad de chicas y chicos de 14 y 15 años a los que les gusta leer, la literatura, que tienen inquietudes ideológicas... es mentira que los jóvenes de hoy en día no tengan ideología. Hay mucho voluntariado entre los jóvenes. Todo eso es verdad, aunque tampoco es falso lo de los botellones.

B.P. El peligro del estereotipo es convertir lo convencional en característico.

lunes, 2 de febrero de 2009

Nota de aviso: actuación de Benjamín

Este miércoles, día 4, hay una cita imprescindible para los amantes de la literatura y la música. Benjamín Prado, al poema, y Ángel Rubio,a la guitarra, actuarán en la escalera de Jacob (C/Lavapiés, 11. Madrid).

Nos dicen desde la organización que este tipo de eventos (se enmarca en el ciclo "Poesía en concierto" que La Escalera organiza desde el pasado 4 de enero) suelen venderlo todo y que hay que estar ojo avizor para no quedarse sin entrada. Se puede adquirir previamente en Atrapalo por 6€ o en taquilla, si quedan, el mismo día por 8€.

Puede estar muy bien...