martes, 14 de julio de 2009

La poesía de números rojos

El viernes adelantábamos la canción con la que presumiblemente comenzarán Coque Malla y Benjamín Prado el concierto del sábado. El mismísimo Coque Malla la ha escuchado y ha agradecido en su web: "Tanto Benjamín como el webmaster me han sorprendido gratamente con este regalito. Lo que oís es un ensayo grabado con un solo micro aquí en casa. La verdad es que no suena mal. Yo me voy mañana de vacaciones (llevo casi 2 años sin ellas) y no sabré de vosotros en 15 días. Vuelvo para lo de Benjamín y me vuelvo a ir, así que nos vemos en los jardines del Galileo. Hasta el 18.Coque".

Pues bien, hoy quiero compartir otra poesía de esas en las que la simbiosis con la música está fuera de toda duda. De hecho es una poesía que Benjamín Prado escribió para Sabina y que este cantó y editó en su album Alivio de Luto. Pero la cantó de un modo distinto a como Benjamín la escribió en su formato original. Esta poesía será una de las que se recitarán el sábado en los jardines del Galileo, y seguramente se haga con esta versión:

Números rojos
Benjamín Prado. Ecuador.

Dos personas se suben a sus coches
cada una en un extremo del camino.
La primera ha gastado a su destino
menos días que noches
y sabe lo que cuesta esta desnuda
si a Romeo y Don Juan les restas Judas.

Si el otro conductor va cuesta abajo,
a 120 lágrimas por hora;
si su vida es un mar que se evapora
y un siempre sin atajos,
calcula qué darán cuando se crucen,
cuántas sombras tendrán y cuántas luces.

Cuántos secretos,
cuántos contigo,
cuántos lo niego,
cuántos te sigo;

tuyo y ajeno
besos impares
pan con veneno,
luna sin bares;

heroes sin tumba,
cal en los ojos,
hambre con rumba:
números rojos.

Explica si ahora es múltiplo de antes;
cuánto suman dos solos al cuadrado;
qué distancia separa a los amantes
que no se han olvidado;
con qué tinta se escriben los papeles
de la regla de tres de los infieles.

Cuántos secretos
cuántos contigo
cuántos lo niego,
cuántos te sigo;

tuyo y ajeno,
besos impares,
pan con veneno,
luna sin bares;

héroes sin tumba,
cal en los ojos,
hambre con rumba:
números rojos.

Quién podría resolver la cuadratura
del círculo vicioso de los celos;
quién va a saber a qué temperatura
la sangre se hace hielo;
quién va a decir después del olvido:
voy a intentar no haberte conocido.

Cuántos secretos,
cuántos contigo,
cuántos lo niego,
cuántos te sigo,

tuyo y ajeno,
besos impares,
pan con veneno,
luna sin bares;

héroes sin tumba,
cal en los ojos,
hambre con rumba:
números rojos.

Así se lee, y se oye, en boca de Sabina (y así se grabó)



Dos pilotos se enfrentan al volante
en el rally a Dakar de la M30,
el segundo no cumple los cincuenta
y el que va por delante
del Sargento Pimienta es un marciano
que canta por los codos de su hermano

Ambos tienen sus celos y sus novias,
sus divorcios, sus ángeles caídos,
sus volcanes, sus duelos, ¿quién ha sido?,
sus filias y sus fobias,
pero uno suda a muerte la camisa
y el otro duda y nunca tiene prisa

Qué par de idiotas,
dos ascensores,
gata con botas,
males de amores,

vuelve el rebaño,
carne enlutada,
sobran peldaños,
vista cansada,

tuyo y ajeno,
besos impares,
pan con veneno,
luna sin bares,

héroes sin tumba,
cal en los ojos,
hambre con rumba,
números rojos

¿Quién dijo que hoy es múltiplo de antes,
y el ego un envidioso malcriado,
qué maldición separa a los amantes
que no se han olvidado,
quién podrá resolver la cuadratura
de esta regla de tres con calentura?

Falta una sota
sobran dos reyes,
cuerpos de jota,
contra las leyes,

ratas de barco,
frena esa moto,
viudas de narco,
boda sin fotos,

seda con pana,
unña sin mano,
cada semana,
muere un verano,

traje de luces,
pata de cojo,
caras y cruces,
números rojos
pico parao

3 comentarios:

Fernanda. dijo...

Sabina dice en una entrevista que la canción se la dedica a Harrison, ¿por qué, eh?

Unknown dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Tachuelins dijo...

Por la música