sábado, 21 de febrero de 2009

La momia que habla nos cuenta por qué canta a Benjamín

"Las buenas poesías tienen una música dentro que están deseando que alguien oiga".

Yo una vez los oí y empecé a tirar del hilo, aunque en este caso quizá sea más acertado tirar de la venda, la que envuelve a "La momia que habla". La momia es un grupo que comenzó en el año 2005, en Ibiza, pero realmente andan por Murcia. La momia son quienes ellos dicen que son, hacen lo que dicen que hacen, y tienen todas las canciones que hasta ahora han compuesto, y las que compondrán (ver su web para toda la información) y llegan aquí porque cantan.
- Pero si este no es un blog de música.
- Ya, pero cantan a Benjamín Prado.

En su disco "7 preguntas", cuyo nombre ya referencia a Prado, incluyen tres poemas, ahora canciones, del poeta madrileño, "Verano" , "Los ríos" y "7 preguntas". Son fragmentos de su poesía, de los cuales Benjamín Prado les dijo en una ocasión, tras oir "Verano", “Antes era un poema, ahora es una canción”. Ellos se lo agradecieron desde su blog.

Por esas canciones, y porque siempre es interesante conocer cómo la gente llega donde llega y por qué hace lo que hace, dice lo que dice y canta lo que canta, les envié unas preguntas que muy amable y desinteresadamente respondieron.

Pregunta: La momia que habla, ¿qué dice?
Respuesta: La momia es un proyecto (un camino, como dice nuestro autoreferencial tema) basado en un concepto general: amateur, el que ama aquello que hace, no es menos que profesional, es necesario ser amateur, tener una “cara B” (sin la que la cara A no tiene soporte físico). Las momias tenemos nuestra edad, pero nos conservamos bastante frescos. Y como en el cuento de Poe, tenemos algunas cosas que decir y una visión bastante crítica sobre nuestro entorno (casi se me escapa “geopolítico”, perdón, qué barbaridad).

P.: ¿Creéis que cualquier poesía puede hacerse canción? Porque versionáis a Benjamín Prado, Pablo Neruda...
R.: Quizá no. Pero las buenas poesías tienen una música dentro que están deseando que alguien oiga. A veces, sin darte cuenta, surge, pero es la música que llevaba el poema, no es nada que tú le hayas impuesto. Ningún buen poema se dejaría hacer algo así.

P.: ¿Se escribe igual una poesía que una canción?
R.:
El letrista más habitual (que no mejor dotado) del grupo, responde: Yo escribo poesías que no pienso que puedan ser canciones, y letras para canciones que, como Benjamín Prado dice de Dylan, antes de acabarlas pienso si podría enseñárselas a Benjamín sin avergonzarme (demasiado). Las poesías no se las podría enseñar nunca.

P.: Cada uno hemos llegado de modo distinto a cada uno de los autores que hemos leído. Yo sé por qué un día llegué a Benjamín, al igual que sé por qué un día fui a París, ¿Cómo llegáis vosotros a Benjamín Prado? No es un autor que suela aparecer en los mapas.
R.: En este afterpop que nos invade, ya no hay mapas, sólo rizomas, ya sabes. Nuestro “nodo” fue un buen amigo, un satélite de “La Momia”: Luis V. En su momento, ya hace muchos años, tantos como tienen nuestros hijos mayores, nos presentó, simultáneamente, a Benjamín, a Loriga y a Rosenvinge (y a L Durrell, y a JMª Alvarez y a D Coupland… menudo es Luis V) y de todos ellos hemos disfrutado tanto, que la deuda permanece, inapagable, persistente. Benjamín destacó enseguida, como una referencia. Abel, el alma y promotor de la momia y juglar a tiempo parcial, fue temerariamente retado por Luis V a musicar uno de sus poemas: 7 preguntas para Kurt Cobain. Y de esos polvos (intelectuales) surgen estos lodos (mentales).

P.: Aún no tengo toda la poesía de Benjamín y no he llegado a identificar el poema del que surge "7 preguntas".
R.: Como (ahora me doy cuenta, malditos) todos los libros de Prado han desaparecido de mis estanterías, secuestrados por los antes llamados amigos, no te sé responder. Ni siquiera sé si en su recopilatorio, “Ecuador” (que, por cierto, me costó tanto encontrar como al Dr Livingstone, supongo) estaba. Por motivos de fechas calculo que forma parte o de “Cobijo” o de “El corazón azul”. No obstante, seguiremos buscando (a los libros en casa de los amigos). De momento, imaginemos ahora que el poema se suicidó, que ardió y/o se desvaneció, como KC, que no nos deja que lo encontremos.

P.: ¿Por qué lo elegís? ¿Qué dice que tanto os atrae?
R.: Prado+Cobain es como Fresán+The Cure o Dylan+Dylan, son esas combinaciones que… ¿qué más puedes pedir? Y sobre todo está esa cita tóxica de Neil Young que mancha la nota de suicidio de KC y de ahí al poema de Benjamín y que nos contamina ahora a nosotros: “Más vale arder que desvanecerse”. Después (que en realidad era antes) la hemos encontrado también en “El extranjero” de Camus (y quién sabe por dónde más andará la maldita frase tóxica, inspiradora, amenazante, afilada… atractiva). En cualquier caso, es un poema enorme, como las preguntas que inspira.

P.: ¿Qué tiene el poema "Cobijo contra la tormenta" que tanto os atrae, pues en vuestro disco 7 Preguntas dos canciones surgen de aquellos versos, "Los ríos" y "verano"?
R.: Aquí (al contrario de la pregunta anterior, en la que quizá hemos dado más detalles de los necesarios) hemos de salirnos por la tangente: es difícil explicar qué te atrae de un poema. Es como si te preguntan qué te atrae de un/una amante: ya es tarde para eso.

P.: Personalizáis la canción, ponéis Rosa, donde él puso ella... ¿Es Rosa el motivo de la canción?
R.:
Rosa es el motivo de Abel. Y eso es suficiente.

P.: ¿Alguna otra de Benjamín Prado en vuestro punto de mira de cara a nuevos proyectos?
R.: Hemos abducido a Benjamín incluso en una exposición de fotografía/pintura con la que presentamos nuestra plataforma en el espacio cultural “La Nave” en Puente Tocinos (qué le vamos a hacer si el pueblo se llama así), Murcia, cuyo hilo conductor lo formaban (colgamos los libros entre las fotos y esparcimos versos sueltos por el suelo) Dylan Thomas, Robert Lowell, y Benjamín Prado (espero que BP no se queje, así en retrospectiva, de sus fantasmales acompañantes: eran gente elegante y de buen beber). En el disco que grabamos ahora, ya no hay poemas musicados, tenemos letras propias, pero a Benjamín siempre se regresa, para desvalijarlo, para bañarse, ahora en su marea humana. El problema de versionar a otros autores (incluso con la generosidad y la amabilidad de Benjamín, que nos lo puso fácil desde el principio) son los derechos, las editoriales, la SGAE… esos adalides de la cultura, que dan mucho miedo si presentas una maqueta a un concurso, o vendes los discos. Y nuestra propuesta es absolutamente no comercial, claramente deflacionaria, así que no tenemos para (este tipo de) derechos (en este sentido, nos gustan más los izquierdos, o sea, el copyleft).

P.: Independientemente de que esté o no Benjamín, ¿nuevos proyectos a la vista?
R.: Tenemos, como comentábamos antes, nuevo disco cocinándose en el estudio y muy pronto, quizá en Marzo, presentaremos “Traduciendo a D.”, que es un directo con una especie de dramatización de Dylan (Bob) donde un actor se inviste de las diversas personalidades del Autor de Minnesota, y sus Múltiples Vidas, alrededor de la idea de la imposibilidad (y futilidad) de entenderlo, de traducirlo, de resolverlo. Al fin y al cabo eso es lo más atractivo de su propuesta, que nunca lo puedes resolver, traducir. Entre monólogo y monólogo del actor, las momias (en su modalidad “Echo Star”) cantan algunos temas de Dylan traducidos al castellano (peor que Rodrigo Fresán y mejor que GlobalRythm© y más cantable que ambos). Así, en los ensayos, no queda mal la cosa (y eso que lo atrevido del asunto puede pasar por el lado inadecuado de lo pretencioso, etc.). Y, por cierto, si Benjamín en algún momento se deja (y cuya pista reencontrada te agradecemos enormemente), nos ofrecemos a cantarle sus poemas y que Él nos recite nuestras canciones, a ponerle música a la banda sonora de “Raro”, si se estrena en versión para “Kindle”, o a lo que quiera, faltaría más. ¿Benjamín? ¿Estás ahí? Tu pones las armas y nosotros al pistolero zurdo.
P.:¿Cómo se os ha dado el anterior disco?
R.:
Esto… sí, ya, ¿no te referirás a las ventas? ¿pero es que alguien…?

P.: ¿Qué buscáis, dónde queréis estar, en el panorama musical español?
R.: Al fondo, a la izquierda.

P.: ¿Es mejor una buena letra o una buena melodía?
R.: Una buena letra al día y una buena melopea (perdón). Evitando decir más sandeces como la anterior [pausa, me tomo la medicación] hemos de asegurar que nos gusta cuidar las letras. Mucho. Pero en las canciones, desde el título hasta los arreglos todo es toro.

P.: ¿Y vuestras canciones... dónde están?
R.: En nuestra web (http://www.lamomiaquehabla.com/), al final de las letras, en el apartado discografía, se descargan, we hope. Y, si no, matamos al webmaster (creo que se hace con el botón derecho del ratón o con el ojal izquierdo del mapache, no estoy muy seguro). También estamos en myspace (www.myspace.com/lamomiaquehabla) (y también descargables). El resto de noticias sobre nuestras actividades, más ágilmente, en el blog: http://www.lamomiaquehabla.blogspot.com/ .



2 comentarios:

Benjamínn Prado dijo...

Ummmm... Interesante. Bueno, ya que hablamos de música, esta noche, a partir de las 8´30 voy a cantar una o dos canciones con la banda de Sabina, en la sala Galileo. Si esto del rock no es más que ponerse... Por si os apetece.

Pepe Momia dijo...

Es una pena (por nosotros). Vamos a Madrid el fin de semana que viene y te hacíamos "en algún lugar de Europa, escribiendo". ¿No tendréis otro pasecito para el viernes 27/Sab 28, por ventura?