sábado, 29 de noviembre de 2008

Elige el verso en la encuesta -->

"El viajero" está a punto de llegar a su fin, pero Benjamín Prado nos plantea una penúltima duda (ayúdale votando en la encuesta, y comenta tus argumentos):

"A ver qué os parece. Se me ocurre el verso que irá antes del antepenúltimo, pero se me ocurre de dos maneras, de modo que tenemos que elegir entre "donde la luz no sea el perjurio de la noche" o "donde la luz no sea un complot de la noche."

Me apetece saber vuestra opinión. "Donde la luz no sea el perjurio de la noche / ni el aire la pared de lo invisible / (...)" "Donde la luz no sea un complot de la noche, / ni el aire la pared de lo invisible / ni(...)"

2 comentarios:

Benjamín Prado dijo...

Mira que me gustaba la idea, pero no le veo solución al aire, al perjurio y a las paredes invisibles...; por lo tanto, me rindo, que es una manera de ganarle al poema, a veces. Pero no os procupéis, me apuesto algo a que esos versos acabarán en otra parte. Podría quedar así, definitivamente por ahora...

EL VIAJERO


Se viaja siempre contra tu país,
de ti mismo a un lugar donde ser otro
que ya no te recuerde,
ni quiera regresar.

Pero dónde hay un mundo más allá del pasado,
para escapar de ti.

El que se marcha aprende a olvidar los caminos.
Quien se queda, renuncia a la aventura de irse
y al sueño de volver.

Pero de qué le sirve la distancia
al hombre que no olvida,
el que está condenado a que su rostro
se pueda reflejar a la vez en dos ríos.

Con la tristeza del que se detiene
para dejar pasar de largo sus deseos;
con la esperanza intacta
del que aún
no sabe dónde va ni a quién espera,

me despedí de ti,
bajé a la calle,
puse el pie en una tierra en la que no existías,

donde mi sombra no era el eje de lo oscuro,
donde tus ojos no eran los dueños de la luz.

Nunca he ido más lejos que al dejarte marchar.

Sonia Betancort dijo...

Es un poema, que a pesar de haber tenido muchos comentarios, se ha mantenido fiel a tu estilo, eso habla de una seguridad a la que sólo llegan los grandes.

Esas dos imágenes incorporadas ahora me gustan mucho, pero también en esos últimos versos, hay algo del ritmo que cambia, y no sé si es eso lo que querías hacer. Otra opción sería el sustituir los "donde" por una reptición de "puse el pie", que tal vez le de más fuerza, por contraste, al último verso, no lo tengo claro:

"me despedí de ti,
bajé a la calle,
puse el pie en una tierra en la que no existías,

puse el pie en mi sombra y no era el eje de lo oscuro,
puse el pie en tus ojos y no eran los dueños de la luz"

Y antes, en "del que aún
no sabe dónde va ni a quién espera" yo al "dónde" le pondría un "a" delante :
"del que aún
no sabe a dónde va ni a quién espera"

Y, la verdad, mátame, porque ponerle bisturí a un poema tan tan hermoso, es asesinar cielo.
Lo que verdaderamente importa es dejarlo respirar, respirar, hasta que vuelvas a él, desde el "por ahora".

Un beso